ABCaos cambia de dirección

ABCaos cambia de dirección

Sígueme en WWW.MAROSCAWEB.COM

 

PAN

16 de octubre: DÍA MUNDIAL DEL PAN . Aunque hemos amanecido descolocados después de un día de fiesta en mitad de semana, nublado y lluvioso, la masa madre nos da la oportunidad de disfrutar del día con mucha miga.

El Día Mundial del Pan fue instaurado por la Federación Internacional de Panaderos (UIB) para compartir el trabajo de los panaderos, intercambiar pareceres sobre la materia prima con la que se elaboran tantas variedades, promover su consumo…

Personalmente, y muchos de los que me conocen lo saben, el pan es un auténtico manjar para mí y un producto indispensable en cualquier comida.

Cada rincón del mundo tiene mucho que ofrecer al respecto. Sin ir más lejos, en Madrid, cada día hay más lugares donde adquirir panes diferentes y originales, solo con hacer una búsqueda rápida en Google te puedes hacer una idea de donde adquirirlos.

Ahora también es tendencia, hacer el pan en casa. Las máquinas panificadoras nos permiten experimentar con diferentes tipos de harinas, levaduras, semillas… de una forma muy fácil que además proporciona un aroma hogareño inmejorable.

Pese a esto, las cifras de consumo de pan en España van a la baja, ya que en el último año se ha producido un descenso del 2,5% respecto al año anterior. Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente destinamos a la compra de pan el 5,64% de gasto en alimentación y bebidas, lo que representa un gasto medio por persona/año de 84,78 euros y un total de 35,15 kilos por persona.

Aquí os dejo un artículo que se publicó en junio en El Economista donde se explican las razones de estos datos de consumo a la baja.

Como sugerencia para tener un jueves/juernes diferente os animo a poneros manos a la masa y atreveros a hacer vuestro propio pan en casa, o bien ir a alguna de las panaderías artesanales de vuestra zona (que seguro que tenéis alguna cerca) y daros un buen homenaje.

 

 

 

CALENDARIO

Apenas recién iniciado este mes, si nos ponemos a analizar cual es la palabra que más nos viene a la cabeza en estos días llegamos todos a la misma conclusión: CALENDARIO.

Septiembre es mucho peor que la lamentable cuesta de enero. Es el momento de volver a la realidad después de disfrutar de las merecidas vacaciones de verano: es el momento de mentalizarse del comienzo de la rutina alejada de la tumbona, el mar, la montaña, el relax, la buena compañía, el descanso, el ocio como prioridad de vida… Es el momento de volver a la realidad.

Es tiempo de reincorporarse al trabajo, al horario de 9:00 a 18:00 (con suerte), a las clases de lunes a viernes, a preparar la comida para el día siguiente, a programar la lavadora, a organizar las compras de la semana, a retomar el día “fijo” de ver a la familia, de hacer limpieza semanal… En definitiva,  es tiempo de volver a empezar y saber lo que te espera de ante mano al menos cinco días de los siete que forman cada semana.

Con este panorama poco alentador, es cuando intentamos organizar nuestras agendas en el CALENDARIO para conseguir sacar momentos de escape que vayan más allá de las obligaciones propias de un trabajador, estudiante, padre o madre…

En este sentido, es cuando vuelve a nuestro pensamiento temas tales como retomar el gimnasio al que nos apuntamos después de las pasadas navidades; mejorar el inglés; tomar una actitud más positiva, proactiva y productiva en el trabajo, o incluso tomar conciencia de que es hora de cambiarlo; estudiar más… Vamos, que nos planteamos metas que, siendo sinceros, nos cuesta dar continuidad. Será por esto que se nos hace tan cuesta arriba el fatídico mes de enero, que es cuando en realidad empezamos a programar en un nuevo CALENDARIO nuestro segundo intento de buenos propósitos.

Pues bien, después de toda esta enumeración de propósitos calendarizados pero no cumplidos, hay que tomar medidas y replantearse una agenda mucho más motivadora que nos ayude a afrontar el nuevo curso ‘escolar’ y nos amenice el año de verdad.

Aquí os dejo una sugerencia que nos puede alentar a todos a retomar la rutina de una forma diferente, aprendiendo y descubriendo cosas nuevas y, además, ayuda a los que más lo necesitan. Hablo de ClaseaTe, una asociación que organiza lecciones solidarias muy diversas que seguro hará de lo más productivo uno de los siete días de cada semana que nos quedan por delante hasta las próximas vacaciones.

MÓVIL

Si pensamos en vacaciones directamente nos viene a la cabeza palabras como descanso, relajación, distancia… diferentes términos que nos remiten a fin de cuentas a la desconexión de una rutina que venimos arrastrando durante el año.

Es paradójico, sin embargo, que pese a esta necesidad de alejarse de…, no nos planteamos desconectar de la herramienta que a día de hoy nos hace estar más enganchados; el MÓVIL.

No es que lo diga yo. Ya se han publicado varios artículos que hablan de esto. De hecho, se dice que tan sólo el 1,6% de los españoles piensa dejar el MÓVIL en casa durante sus vacaciones, lo que supone que más del 90% estaremos o estaréis (yo aún no lo he decidido) dándole a la pantalla mientras nos doramos al sol, tomamos algo en el chiringuito de la playa, paseamos, salimos a cenar…

El MÓVIL ya es parte de nuestro cuerpo, una nueva “prolongación” que nos hace sentir omnipresentes tanto a nivel personal como laboral. Ya todo lo hacemos a través de él, con él, o pensando en él. Ha logrado generarnos una dependencia tal, que ni en relaciones sociales se da.

Ahora el MÓVIL se usa para casi todo excepto para lo que fue creado, hacer llamadas. Su principal función está desapareciendo en favor de la mensajería instantánea. Y es que parece que preferimos teclear a hablar.

También está reemplazando a otros aparatos. Por ejemplo, ¿cuántos hoy siguen utilizando un despertador al uso? Y si hablamos de las cámaras de fotos, seguro que más de uno reconoce que ya sólo utiliza el MÓVIL para sacar instantáneas y, por supuesto, cargarlas directamente a su Instagram…

Todos en mayor o menor medida nos hemos generado cierta adicción a este pequeño dispositivo con el que ocupamos gran parte de nuestro tiempo. Tanto es así que se estima que los españoles consultamos el MÓVIL unas 150 veces de media al día. Compruébalo. Si descubres que incluso lo superas y además has sufrido episodios de pánico al haber olvidado el MÓVIL en casa o cuando se ha agotado la batería, piensa seriamente en que puedes haber desarrollado nomofobía.

Seguramente este término formará parte de este DICCIONARIO en breve pero, por ahora, lo dejamos aquí…

Definiciones para descojonarse….

COJONES