SORPRESA

Cuando despertamos y nos levantamos esperamos un día rutinario. Trabajar, buscar trabajo o estudiar suelen ser nuestros quehaceres diarios sin más. Pero ningún día es como el anterior, sobre todo, cuando ocurre algo inesperado.

Hablamos hoy de la palabra SORPRESA, la acción o efecto de sorprender, coger algo o a alguien desprevenido. La SORPRESA puede ser buena o no tanto. Por supuesto, nos quedamos con la primera opción, la de conmover o maravillar con algo imprevisto, raro o incomprensible.

Dicen que la “vida te da SORPRESAS, SORPRESAS te da la vida”, mientras sean buenas mejor que mejor y, si no hay que sobrellevarlas como sea. SORPRESAS hay muchas y de muchos tipos. Gente se levanta una mañana y se encuentran que espera un bebé, otros tienen la suerte de ganar la loteria, otros encuentran algo perdido y anhelado, otros se reencuentran por casualidad… afortunadamente muchos ejemplos se pueden numerar.

SORPRESA, causalidad improvisada o no, que nos tiene que provocar cierta excitación sólo al pensar en ello nada más comenzar la jornada. Puede que hoy no haya sido un día especialmente relevante, pero no dudes que mañana, pasado o al otro algo o alguien te puede SORPRENDER dando un toque de encanto a la carrera de fondo a la que ponemos por nombre la vida.