CALABAZA

Hablamos de cucurbitáceos para comenzar la semana. La CALABAZA es uno de los protogonistas de este puente, ya que como cada 31 de octubre se celebra la fiesta de Halloween, cada vez más popular en todo el mundo. ¿Y qué tiene que ver la CALABAZA con esta festividad? Pues bien, este vegetal es usado como motivo decorativo para celebrar la “escalofriante” noche de brujas, el momento en el que se dice que los espíturos buenos y malos tienen la libertad de vagar entre los que aún estamos vivos.

Aunque la CALABAZA se utiliza como elemento decorativo en forma de carabela en la que se introduce una vela, su función para esta noche va más allá. Y es que años atrás, se creía que colocar CALABAZAS con una vela en su interior en las casas ayudaba a alejar a los espíritus que andaban libremente por nuestras ciudades cada último de octubre.

La festividad de Halloween se celebra especialmente en Estados Unidos, aunque se trata de un evento que se originó en la cultura celta relacionada con otra festividad conocida como Samhain. El uso de la CALABAZA, sin embargo, no es una tradición tan antigua, ya que al principio se utilizaban nabos para ahuyentar a los espíritus. No fue hasta el conocimiento de la existencia de este cucurbitáceo en América cuando se empezó a utilizar la CALABAZA al darse cuenta que era más fácil de tallar.

Pero la CALABAZA no sólo es bien conocida por este hecho, si no también por todos sus beneficios que aporta a la dieta.Contienen 90% de agua, poquísimas calorías, poco hidratos de carbono y mucha fibra. Además, aporta un sabor especial a cada plato cocinado con ella.

Por eso, para los que hoy no vayan a dedicar su tiempo a tallar una CALABAZA para alejar a los espíritus de sus casas, os aconsejamos que, al menos, lo utilicéis como ingrediente para preparar sobrosas recetas como la deliciosa crema de CALABAZA. Aquí os dejamos una sencilla sacada del blog http://www.javirecetas.com.

Ingredientes:

  • 1 trozo grande de calabaza (900 gramos)
  • 1 puerro mediano (90 gramos)
  • 1 patata mediana (200 gramos)
  • 1  zanahoria (90 gramos)
  • 1/2 cebolla mediana (90 gramos)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva (40 ml)
  • medio litro de agua (500 ml)
  • nuez moscada
  • pimienta negra
  • sal

Elaboración:

  1. Lo primero será preparar todas las verduras de nuestra crema de calabaza. Quita la piel a la cebolla y córtala en varios trozos pequeños (pero sin picar demasiado). Haz lo mismo con la zanahoria. Quítale lo verde al puerro, enjuágalo bajo el chorro del grifo y córtalo en rodajas finas. Pela la patata y corta en trozos pequeños (de unos 2 cm).
  2. Nos queda por preparar la calabaza que requiere un poco más de tiempo. Lo primero es quitarle la piel y las semillas (si las trae). Ahora tienes que cortar un trozo y reservarlo para hacer los taquitos de calabaza que acompañan a la crema (ver la fotografía).  ¿Cuanto cortámos? Pues a tu gusto, yo te recomiendo que apartes un cuarto de la calabaza para los taquitos y el resto para la crema. El trozo que usaremos en la crema lo cortamos del mismo tamaño que las patatas (de unos 2 cm) y el trozo para los taquitos lo cortamos en trocitos cuadrados de algo menos de 1 cm.
  3. Ahora coge una cacerola mediana (donde quepan todas las verduras) y añade 3 de las 4 cucharadas de aceite. Pon a calentar a fuego medio y luego añade todas las verduras (menos los trocitos que reservamos para los taquitos de calabaza) y una cucharada pequeña de sal. Rehoga durante 10 minutos removiendo para que toda la verdura tome una pizca de color.
  4. Pasados los 10 minutos añadimos el medio litro de agua y tapamos. Dejamos a fuego medio alto hasta que la calabaza esté blanda.
  5. Mientras se cuecen las verduras vamos a saltear los taquitos de calabaza. En una sartén pequeña (mejor si es antiadherente) pon la cucharada de aceite que nos queda y los taquitos de calabaza que teníamos reservado. Deja a fuego medio removiendo para que se dore ligeramente por todos lados. Cuando estén listos (se quedan blanditos pero no desechos) añade una pizca (la punta de los dedos) de sal, otra de pimienta negra y otra de nuez moscada.
  6. Cuando la verdura esté lista pásala con una espumadera a otra cacerola y añade la mitad del caldo (el agua) en que se han cocido. Con una batidora haz  un puré hasta que quede una crema bien fina. Si te gusta menos espesa añade un poco más de caldo y vuelve a pasar la batidora. Prueba de sal y si hace falta añade una poca más, pero no te pases.
  7. Sirve la crema de calabaza en cada plato. Reparte los taquitos colocándolos en el centro y por último espolvorea todo con una pizca más de nuez moscada y pimienta. Fuera de la cocina y a comer!!!

Imagen de calabazas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s