PRINGADO

Según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua alguien es un PRINGADO cuando se deja engañar fácilmente, comete acciones de extrema torpeza o se implica, voluntariamente o no, en acciones cuyas expectativas no son muy favorables.
El adjetivo proviene del verbo pringar, un vocablo castizo conocido y usado desde a partir de la Edad Media. No se conoce exactamente cuál es el origen de este término. Algunos considera que pudo ser adquirido de los pueblos góticos tras la invasión romana pero también se cree que tiene origen  vasco-ibérico.

Sin embargo, algunos lingüistas sugieren que la palabra pringar proviene del latín pendicare, que quiere decir algo así como colgar o resbalar desde lo alto. En su adaptación a las lenguas autóctonas, como el leonés, adquirió distintos significados: untar con pan el pringue en una comida y echar aceite hirviendo sobre un preso o sobre los asaltantes de una fortaleza. También significó manchar, tal vez debido a que la gente se salpicaba la pechera con la salsa recién mojada en pan. De este modo, el verbo pringar  y sus derivados se suelen asociar a conductas o acontecimientos negativos, como cumplir un castigo y equivocarse. ¡¡¡Con lo bien que suena pringar el pan sobre cualquier salsa!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s