CONTENIDA

Se supone que es una sabia actitud. Al menos así se desprende de frases tan reflexivas y célebres como esta: «el sabio no dice nunca todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice.» Cita que resalta dicha actitud CONTENIDA en nuestras acciones, en lo que sentimos y en cómo lo decimos.

Para mi entender, ser una persona CONTENIDA, no es tanto una cuestión de sabiduría en sí. Es una actitud buena o mala según los sinónimos que utilicemos para describirla. Por ejemplo, si hablamos de ser o estar CONTENIDA como un signo de control o mesura, automáticamente expresa algo bueno. Muestra una actitud positiva en cuanto que sabemos medir lo que hacemos y lo que hablamos en circunstancias complejas que exigen cierto tipo de postura controlada.

En este punto sirve hablar de situaciones más o menos tensas que se pueden generar, por ejemplo, en el trabajo. Más de uno se habrá encontrado en una reunión en la que llegar a un acuerdo parece casi imposible. Aquí sí que es inteligente tener una actitud CONTENIDA para no mandar a la M…. a muchos de los allí presentes tras sufrir comentarios sin fundamentos durante horas. En estos momentos es cuando la contención nos ayuda a evitar problemas mayores.

Ahora bien, si hablamos de contenerse como forma de represión o cohibición en uno mismo, ahí sí que estamos ante la parte negativa de la palabra de hoy. Ser o estar CONTENIDA en este sentido nos impide hacer o decir lo que realmente queremos. Proviene del miedo, ya sea al rechazo, al que dirán o simplemente por vergüenza.

Reprimirse así sólo nos permite contemplar pero sin disfrutar de las cosas buenas que a cada uno nos puede pasar en determinados momentos y, a la vez, nos impide mostrar cómo somos o lo que realmente sentimos.

Pero, lo peor de este tipo de actitud CONTENIDA es cuando eres consciente de que la tienes y sufres sus consecuencias. Te pones a pensar en lo que hubiera pasado si hubiese dicho esto o lo otro, o si hubiese hecho esto más que lo que no hice… En fin, genera ciertos arrepentimientos que nos hace pasar malos ratos sin necesidad: ¡Con lo a gusto que se queda uno soltando lo que tiene dentro!

Anuncio publicitario

Un comentario sobre “CONTENIDA

  1. Creo que hay etapas en las que necesitamos tiempo para hablar con nosotros mismos y detectar esos miedos, ver como han llegado ahí y enfrentarlos. A partir de ahí seremos capaces de enfrentarnos a lo que sea con todo nuestro yo por delante. En ese punto la vergüenza, el rechazo y el que dirán quedarán lo suficientemente lejos para poder disfrutar de las grandes y pequeñas cosas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s